Jan Giralt: diamante en bruto del Sant Andreu


– Quiero poder llegar al nivel absoluto como Juanmi Rando o Jessica Vall

– Mi objetivo es ir a por la final A del Open

– En Pontevedra me vi bien, por encima de mis rivales. Pero cada campeonato es diferente


Días de Agua | Jorge Bados. Muchos son los jóvenes valores que la natación aporta cada año. Pocos, los que tienen opciones de vivir experiencias internacionales. Uno de ellos es Jan Giralt (96), diamante en bruto del Club Natació Sant Andreu y que entrena a las órdenes de Jordi Jou, uno de los mejores técnicos de la actualidad. Jan, cercano y preciso con sus palabras, se muestra con aires de nadador humilde, pero sabiendo la calidad que esconde cada una de sus brazadas. El hecho de tener buenos rivales no le asusta. Lo de ser Campeón de España, también lo lleva con bastante naturalidad. Eso sí, sabe cuál es su destino, pero no lo toma como objetivo, evitando así la cruel obsesión que muchas veces se genera un deportista. El Europeo Junior, un sueño; el objetivo, disfrutar. Claro en sus palabras, empieza afirmando con rotundidad su filosofía: “Referente a la mínima, no es mi principal objetivo, pienso mas en ir al Open, entrar en la final A y poder estar luchando entre los mejores. Una vez allí, si la mínima saliera, pues perfecto. Mi objetivo no es quemar etapas demasiado rápido y poder llegar al nivel absoluto como JuanMi Rando o Jessica Vall“.

Jan Giralt. Momento previo a la salida del 100 espalda en Pontevedra

El nadador catalán viene der ser Campeón de España en el 200 espalda de Pontevedra e, incluso, de repetir marca días después en el Internacional de Zaragoza. “Con respecto a mi valoración de Pontevedra, pienso que es bastante buena. Aunque tenia pensado nadar sobre un 2:04 largo, estoy contento, ya que conseguimos nadar bien en la última sesión del Campeonato. Y Zaragoza, la verdad que fue muy positivo para mí; sobre todo pensando en el Open. Tenía pensado nadar 1 o 2 segundos por encima de mi marca, pero al empezar la competición y ver a todos mis compañeros bajar sus marcas me dio un punto de confianza extra“. Nadador ambicioso en sus objetivos y trabajador para lograrlos, analiza a sus rivales tras Pontevedra: “Los vi bien, pero pensaba que nadarían en mejores marcas en la prueba del 200. Yo en este campeonato me encontré muy bien, me vi por encima. Pero hay que seguir trabajando porque cada campeonato es diferente“.

Ahora, tres semanas aproximadamente restan para el Open de Palma de Mallorca, donde Jan seguirá con su filosofía de siempre, la que le hará tener un futuro parecido al de sus compañeros, a los que admira, pero siempre dejando abierta la puerta de Holanda, el premio a una etapa por edades que Jan quiere cerrar con oro.