Esther Huete: de imaginarlo a hacerlo

Días de Agua | Jorge Bados. Posiblemente uno de los casos que más hay que admirar de lo que llevamos de temporada. Esther Huete Carrasco, de la maravillosa generación del 2000, ex de SAFA, ahora en Canoe, pero “siempre rojilla“, como ella dice, se vio obligada a cambiar de club una vez comenzada la temporada. “En navidades la gestión del club fue asumida por una nueva empresa que no garantizaba su continuidad, reducía la asistencia a competiciones, el coste de los campeonatos los tenía que asumir el propio nadador y los entrenadores no podían acompañarnos. Decidimos que lo mejor era cambiarme y el Real Canoe me pareció la mejor opción“. Sincera hasta la médula, sabe que su año pasado no fue el esperado: “Soy consciente que el año pasado no hice una buena temporada. En el Nacional de verano en Pontevedra sólo puede conseguir un bronce en el 200 libre. Supe que podría haberlo hecho mejor”. No obstante, valora tanto el mal momento, como el bueno, precisamente por el que está pasando ahora. “Esta temporada me están saliendo mejor las cosas y conseguir la mínima para la Copa Comen era mi objetivo y el desquite con Pontevedra”, afirma la ya nadadora internacional para la Comen de Israel.

Esther Huete en Pontevedra hace unos días

Esther Huete en Pontevedra hace unos días

Al preguntarle por su nuevo club, Esther se sincera y no obvia lo positivo del cambio: “El cambio está siendo muy positivo y beneficioso. Sólo con estar en el poyete y oír como todos tus compañeros te animan y apoyan, da fuerzas y seguridad para la carrera. El Real Canoe es un club fuerte, grande y con una larga trayectoria. Eso te da mucha energía”. Tan poco rehúye de lo que siente por su club de siempre, al que accedió con tan sólo 6 años de edad. Toda una vida defendiendo los colores de la SAFA: “La SAFA siempre será mi club, allí empecé a nadar a los 6 años y es lógico que parte del mérito sea de ellos. Les estoy muy agradecida y no los olvidaré. A pesar de la situación tan difícil por la que están pasando sé que están contentos porque vaya a ir a mi primer campeonato internacional. Para ellos sigo siendo “rojita””.

Esther sabía cuáles eran los pasos para estar en Israel. Una buena preparación, tanto física como mental, harían cambiar la imagen que se llevó de Pontevedra al año pasado: “Está claro que mi objetivo era Pontevedra y la Copa Comen, pero ahora sólo pienso en seguir entrenando fuerte para conseguir resultados positivos en la Comen. Va a ser un campeonato diferente y quiero estar preparada tanto a nivel personal como para el Equipo Nacional. Aún queda mucha temporada y cuando vuelva de Israel me centraré en el Campeonato de Verano en Barcelona”. Eso sí, la joven nadadora sigue sin creérselo: “Todavía no me lo creo. ¡Estaré en Israel con el Equipo Nacional! Estoy muy contenta, nerviosa, preocupada y deseando que llegue pronto. Quiero que todo salga bien, poder dar el máximo y que Israel sea todo un éxito. Me encuentro muy bien y con fuerza. Será difícil pero no imposible”.

Como buena nadadora que es, también pudo observar el nivel al que se tuvo que enfrentar. “El nivel en Pontevedra ha sido muy alto y reñido. Es una pena porque hay nadadores muy buenos que no pudieron entrar en la Comen“. Es consciente de que “quizás la selección esté algo desequilibrada, 8 chicos frente a 5 chicas“, pero “estoy segura que vamos a dar mucha guerra”. Un nivel y una lista que está marcado sobre todo por una nadadora, Marta Cano (00/Covibar), de quien su amiga Esther habla: “Marta es una buenísima nadadora y nos lo demuestra cada vez que se tira a nadar. Además es un gran factor para la selección. Dentro del agua es un fuerte rival pero fuera somos grandes amigas y me lo paso genial con ella“.

Esther Huete (00), nadadora internacional del Real Canoe

Esther Huete (00), nadadora internacional del Real Canoe

A nivel más personal, la Campeona de España tiene muy claro su pensamiento. “He soñado muchísimas veces con esto, pero con soñarlo no basta, hay que ir a por ello y hacer que se haga realidad. Entrenar fuerte y a diario es fundamental para conseguirlo. Cuando empecé a nadar nunca imaginé que llegaría hasta aquí“, nos cuenta Esther. Sus claves para el éxito, son éstas: “Me meto en la carrera, me concentro mucho y me pongo seria. Como dicen mis padres “no hay quién me sople”. Pero cuando acabo la carrera estoy más relajada y me río bastante”. Una nadadora que también ve como factor imprescindible e indispensable el apoyo de su familia: “Fueron los que confiaron en mí desde el principio y siempre me dijeron que podía conseguirlo. Me dan su apoyo y su energía”.