[Mirando a la Historia] Del inicio de la natación a España como sede imprescindible

Hoy trataremos de echar una vistazo al inicio de la natación y cuándo se fue iniciando poco a poco en el Mundo y en nuestro continente. También detallaremos cuando infantiles y junior se echaron al agua para nadar las grandes citas del calendario internacional, así como la particular carrera que tiene España para conquistar el Mediterráneo.

Cartel de los Juegos del Mediterráneo de Barcelona 1955

Cartel de los Juegos del Mediterráneo de Barcelona 1955

Si datamos el inicio de la natación mundial, tendríamos que fecharla dos siglos atrás: en 1896, evidentemente en la cuna olímpica: Atenas (Grecia). Ya hubo natación en la I Edición de los Juegos Olímpicos, pero sin participación femenina y en mar abierto, ya que el costo para construir una piscina era demasiado elevado. Por su parte la natación europea irrumpe en 1926 con el I Europeo en Larga en la capital húngara de Budapest, en medio del período de entreguerras. La natación iba a empezar a ser dominada por la Alemania Nazi, y Hungría vio como ese poderío germano se trasladaba a su piscina. Además, la esfera única que cubre a esta disciplina, permite situar en el eje cronológico el nacimiento de hasta dos tipos más de natación: la joven y la mediterránea. Por la parte joven, el Europeo Junior nace en pleno franquismo español: 1967, en Linkoping (Suecia); a nivel mundial el nacimiento apenas tiene diez años de edad, pues será en 2006, en Río de Janeiro, cuando se dispute el I Mundial Junior de Natación, con una Mireia Belmonte mordiendo el oro en el 400 libre y 4 estilos. Por su parte, los infantiles también tienen su parte pionera, pues será en 1991 cuando se dispute el I FOJE de verano de la historia. Bruselas, capital belga, fue la encargada de acoger dicho evento que ya vive con XII ediciones a la espalda La natación mediterránea, que da acceso a todos los países bañados por el Mar Mediterráneo, nace en 1951 con los I Juegos del Mediterráneo, en la mítica ciudad de Alejandría (Egipto). Hasta los Juegos Olímpicos, la competición de las competiciones, decidió tener en 2010 un descendiente especial que diese a los jóvenes la oportunidad de lograr medallas olímpicas. Singapur fue la primera parada de los I Juegos Olímpicos de la Juventud, donde Judit Ignacio y Aitor Martínez dieron las primeras medallas de la historia de esa competición para España.

Una vez producido el nacimiento de tantas y tantas competiciones, España aguardaba con impaciencia que éstas decidiesen acercarse por nuestras tierras. Y es que por sorprendente que parezca, nuestro país es de los pocos que ha sellado su marca de identidad en casi todas estas citas acuáticas. La primera competición oficial que vino a España fue en 1955, en pleno régimen franquista. Barcelona acogía los II Juegos del Mediterráneo, sucediendo a Alejandría 1951 y precediendo a un estado peculiar: Beirut (Líbano) 1959, que vivía en el epicentro de dos de sus hitos históricos: la independencia como país y su Guerra Civil. La Piscina Olímpica de Montjuic sería la encargada de ver como los nadadores peleaban por conquistar el Mediterráneo. 1970 sería la siguiente gran fecha para España, ya que de nuevo Barcelona acogería una competición de nivel: el XII Europeo en Larga. Un exitoso Santiago Esteva daría a España cuatro medallas: dos platas (100E y 200E) y dos bronces (400L y 1500L). El primer gran Mundial en Larga de nuestra historia vendría en 1986 en su V Edición, que se disputaría en la actual M-86 de Madrid. El para entonces seleccionador Manuel Privado, tal y como reflejan las ediciones de prensa de 1986, “tuvo que hacer varios cambios in extremis por casos de gastroenteritis dentro de nuestro Equipo Nacional“. Un Mundial que no llenó las arcas con medallas, pero que servía como prefacio a una década, la de los 90′, donde España se convertiría en un “Host Country” por excelencia. Hasta el 2000 (incluido), nuestro país recibió el honor de acoger el I Mundial en Corta de la historia. Sería en Palma de Mallorca en el año 1993, donde Carlos Ventosa, Sergi López, Jaime Fernández y José María Rojano lograrían la medalla de plata en el 4x100Ei y donde un Mark Foster de 23 años lograba su primer oro mundial. Cuatro años tendríamos que esperar para que en 1997 España, concretamente Sevilla, acogiese la XXIII Edición del Europeo en Larga en el Palacio de Deportes San Pablo. Hasta dos Campeones de Europa sacamos de allí. El gran Martín López Zubero (100E), nuestro único Campeón Olímpico hasta la fecha, y la malagueña María Peláez (200M). Destacó también el canario Frederik Hviid, plata en el 4 estilos. Por momentos los nuestros iban dejándose ver en Europa, y en 1998, serían nuestros jóvenes junior los que entrarían a escena. De nuevo Palma de Mallorca sería sede, pero esta vez para el XXV Europeo Junior (que repetiría sede en XXXIII Edición (2006), siendo los dos EuroJunior celebrados en nuestro país hasta la fecha). La década en la que habíamos sido un país con cierto caché internacional la iba a cerrar en el cambio de siglo Valencia 2000, con la celebración del IV Europeo en Corta (y único celebrado en España) donde un Frederik Hviid seguiría dando medallas (dos platas) a España, donde Nina Zhivanevskaya (2 platas y 1 bronce) intentaría romper la barrera del minuto en el 100E, insuperable en España hasta el momento y donde José Luis Ulibarri paraba el crono en 23.61 para llevarse el bronce en el 50M.

“Los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, gran hito”. Pero si algo daría que hablar a nivel internacional serían los JJOO de Barcelona 92, los únicos hasta la fecha celebrados en España. Ante la latente dubitativa de si Madrid 2020 será una realidad o no, Barcelona es a día de hoy nuestro hito olímpico. No fue fácil, pues se tuvo que doblegar a candidaturas como las de Francia o Australia. Capricho del destino o no, aquellas Olimpiadas tan sólo dejaron una medalla, que a día de hoy representa lo más grande de la natación española. Martín López Zubero se convertía en el único español en subir a lo más alto de un podio olímpico. Sería en el 200E, por delante del ruso Vladimir Selkov y el italiano Stefano Battistelli. Un atrevido Alexander Popov dominaba la velocidad mundial, y un equipo con 20 nadadores más Zubero representaban a España.

“Desde el 2000 hasta nuestros días, España ha seguido siendo una sede imprescindible”. El buen hacer español ha continuado en pleno Ss XXI, y es que tanto LEN (Federación Europea) como FINA (Federación Mundial) han elegido nuestro país para seguir depositando su confianza. 2003 y 2013 pasarán a la historia ya que misma ciudad, Barcelona, y misma piscina, el Palau St Jordi, albergaron todo un Mundial Absoluto de Natación. El primero con el Rey Michael Phelps; el segundo con su sucesor Ryan Lochte. El 28 del mes pasado, España igualaba a Australia como país que más veces ha organizado un Mundial en Larga. Hasta en tres ocasiones los oceánicos habían tenido en sus piscinas esta cita mundial. De esta manera Barcelona igualaba dicho récord, y se unía a Perth (Australia) y Roma (Italia) como únicas ciudades del Mundo en albergar dos Mundiales, y de manera consecutiva. Para la historia quedarán los Subcampeonatos de Mireia Belmonte y Melani Costa en 2013, pero también el oro de la imponente Nina Zhivanevskaya en el 50 espalda de Barcelona 2003.

Dos años de gloria consecutiva viviría España con la celebración del XXVII Europeo en Larga (Madrd, 2004) y los XV Juegos del Mediterráneo (Almería, 2005). En ambas citas España llevaría una selección muy amplía. Como dato curioso, la presencia en ambos eventos de Javier Soriano, que acompaña a Julia Luna en las retransmisiones de natación en TVE. Pero también una joven Erika Villaécija se dejaría ver por la M-86, logrando dos oros europeos. Unos años antes, no muy lejos de Almería, el Campeonato nacido en el 91, el Festival Olímpico de la Juventud Europea (FOJE), iba a hacer su sexta parada en Murcia allá por 2001.

Datos y datos que año tras año la natación va a acumulando. De momento Tarragona 2017 aguarda su momento para presenciar los XVIII Juegos del Mediterráneo, que supondrán los terceros para España y por tanto igualar a Italia en el trono por ser el anfitrión del Mediterráneo. Esperemos que 2020 sea año de celebración y que los XXXII Juegos Olímpicos sean en nuestra capital: Madrid.